NIÑOS SALUDABLES, FUTUROS SALUDABLES

NIÑOS SALUDABLES, FUTUROS SALUDABLES

NIÑOS SALUDABLES, FUTUROS SALUDABLES

No hay mejor forma de hacer que los niños estén interesados en algo que las actividades prácticas. Las lecciones aprendidas al hacer actividades como cosechar alimentos sanos y aprender a prepararlos pueden durar toda la vida.

NIÑOS SALUDABLES, FUTUROS SALUDABLES

Whole Kids Foundation* se inició en 2011 para ayudar a inculcar hábitos saludables en los niños,
a raíz del problema creciente de obesidad infantil que se padece en nuestro país. La fundación busca combatir la epidemia proporcionando subsidios para ayudar a las escuelas a instalar barras de ensaladas, ofrecer educación nutricional para los maestros y, aún más importante, construir huertos escolares.

Con Whole Kids Foundation otorgando más de $8.5 millones en huertos escolares hasta la fecha, Unilever se enorgullece de patrocinar esta iniciativa, ya que ayuda a cultivar comunidades más sanas*, empezando por los miembros más jóvenes.

Whole Kids Foundation también comparte nuestra meta de mejorar la nutrición*, una parte importante del Plan de Vida Sostenible de Unilever*.

¿CÓMO FUNCIONA?

El programa de huertos escolares asigna subvenciones de $2,000 a las escuelas K-12 seleccionadas a través de un proceso completo de solicitud. Con esto, las escuelas pueden crear huertos funcionales y educativos directamente en sus territorios

Para ganar una subvención, las escuelas deben completar un plan detallado para el éxito. Se evalúan en una serie de áreas: compromiso de los niños e integración en el plan de estudios, liderazgo, plan de sostenibilidad e integración en la comunidad

Las subvenciones se otorgan teniendo en cuenta la diversidad geográfica para lograr un máximo impacto y están disponibles para todos los estados del país*. También llegan a los estudiantes de diferentes orígenes económicos. De todos los estudiantes que tienen acceso a estos huertos, el 60% recibe almuerzo gratis o a un costo reducido.

Una vez que se crean los huertos, se convierten en un recurso valioso para conectar a los estudiantes con el origen de los alimentos, dejándoles valiosas lecciones sobre la alimentación saludable. Los estudiantes también pueden recibir experiencia práctica plantando, cultivando, abonando y cocinando

¿HA TENIDO ÉXITO?

Hasta la fecha, Whole Kids Foundation ha apoyado la creación de 4,254 huertos escolares, llegando a estudiantes de todo el país con este programa de “educación comestible”. Con la gran mayoría de los huertos exitosos y más del 90% de las escuelas actualizando la base de su progreso, el impacto se puede ver desde Miami hasta Chicago.

Una escuela en el condado de Miami-Dade vio cómo los alumnos de primer grado estaban más dispuestos a probar alimentos más saludables que los estudiantes mayores después de participar en el programa. También vieron que la demanda de ensaladas se duplicó en su cafetería, la cual servía los productos cosechados directamente en el huerto de la escuela.

Una escuela está limitada a recibir solo una subvención, pero aun así el programa recibe de 1,300 a 1,500 solicitudes cada año, mostrando un interés sostenido en la educación comestible

¿Qué significa esto realmente para los estudiantes en estas escuelas? Por un lado, los huertos escolares les dan un descanso de sus escritorios y los llevan afuera para recibir parte de su educación. Los estudios científicos han demostrado que los huertos escolares aumentan la probabilidad de que un alumno pruebe vegetales, y también pueden afectar su preferencia por los vegetales frente a los bocadillos no saludables y, en última instancia, pueden afectar la cantidad de vegetales frescos que consumen. Eso puede llevar a una vida de hábitos más saludables que va mucho más allá de sus años escolares.

Ese es exactamente el ciclo de educación y alimentación saludable que Unilever pretende apoyar y el futuro que queremos construir con nuestros socios.

* Contenido en inglés.