LLEVANDO LA COCINA SALUDABLE AL SALÓN DE CLASES CON STONE BARNS

LLEVANDO LA COCINA SALUDABLE AL SALÓN DE CLASES CON STONE BARNS

LLEVANDO LA COCINA SALUDABLE AL SALÓN DE CLASES CON STONE BARNS

Unilever se enorgullece de asociarse con Stone Barns para expandir la educación culinaria en los salones de clases de todo el país.

LLEVANDO LA COCINA SALUDABLE AL SALÓN DE CLASES CON STONE BARNS

Stone Barns Center* no es solo un lugar para cultivar vegetales y ensuciarse las manos. Es una organización sin fines de lucro con la misión de cambiar la forma en la que Estados Unidos come y cultiva. Si apreciamos todo el panorama, es una fuente inagotable de ideas* enfocadas en hacer que nuestro sistema alimenticio actual sea más saludable y más sostenible..

La dedicación de Stone Barns Center al cambio en el sistema alimenticio los convierte en los socios perfectos porque gran parte de su trabajo se alinea con los objetivos de salud y sustentabilidad* establecidos en el Plan de Vida Sustentable de Unilever*.

UNA COOPERACIÓN PARA EL CAMBIO

 UNA COOPERACIÓN PARA EL CAMBIO

El programa de educación secundaria de Stone Barns inspira a los estudiantes a convertirse en ciudadanos de alimentos –- personas que entienden que los alimentos que eligen tienen un impacto significativo en el impacto personal, ambiental y comunitario. El programa ha tenido un gran éxito al dar clases de cocina, sostenibilidad, salud y suministro de alimentos a los estudiantes.

Hasta ahora, su curso innovador ha estado limitado a las escuelas secundarias de la ciudad de Nueva York, pero queremos que cada estudiante aprenda sobre el impacto de la comida que elige comer. Es por eso que las marcas de Unilever como Hellmann’s, Knorr, Lipton y Breyers están apoyando este plan de estudios y ayudando a que esté disponible en línea para los docentes en todo el país.

Más allá del acceso digital, también ofrecemos becas a maestros de escuelas públicas de bajos ingresos para que puedan viajar al Stone Barns Center y aprender el plan de estudios de primera mano antes de devolvérselo a sus alumnos en el otoño. Estamos patrocinando a maestros de Miami, Los Ángeles, Houston, Dallas y Chicago para asistir a esta capacitación en la granja. Estos maestros también tendrán la oportunidad de participar en un programa de subvenciones que otorgará dinero para implementar formas de mejorar el acceso a alimentos frescos para sus estudiantes, garantizando que las comunidades desatendidas puedan tener un futuro alimenticio más brillante.

UN SALÓN DE CLASE, UNA COCINA, UNA CAUSA

El programa de educación secundaria de Stone Barns Center explora la historia de los alimentos y la ciencia, la agricultura resiliente y las formas de preparar alimentos frescos. Se inició en las escuelas secundarias de bajos ingresos de la ciudad de Nueva York, ya que estos estudiantes están en la cúspide de la edad adulta y toman sus propias decisiones sobre los alimentos que consumen. Además, muchas de las comunidades locales carecían de acceso a alimentos frescos y no tenían información sobre la alimentación saludable. Ese vacío, junto con sus bajos ingresos, condujo a la dependencia a la comida rápida, lo que luego causó altas tasas de obesidad.

Para ayudar a resolver estos problemas, el “Food Lab” del programa educativo ofrece un foro para que los estudiantes practiquen las habilidades que aprenden sobre la cocina saludable y de temporada, y para que participen en videoconferencias en línea con chefs y agricultores para comprender mejor los alimentos y de dónde provienen.

Los estudiantes también tienen discusiones en el aula sobre nuestro sistema alimenticio actual, explorando maneras en que los conceptos científicos complejos pueden ser utilizados en el mundo real. Esto significa que se gradúan no solo con habilidades útiles para la cocina casera, sino que también con una comprensión más amplia del sistema alimenticio. Esto es lo que algunas de las personas relacionadas con el programa han dicho sobre su éxito:

• Un graduado del programa: “Ninguna clase me ha intrigado tanto con
sus lecturas, me ha ofrecido tanta experiencia práctica, o ha tenido un impacto tan grande en mi vida”.

• Un padre de un graduado: “[Mi hija] ha estado preparando muchos alimentos desde que comenzó la clase. El año pasado, ella me dijo que no creía que
pudiera aprender a cocinar, pero ahora ha estado cocinando cenas y la familia ha estado comiendo mucho mejor”.

• Un maestro del programa: “La pasión sincera por la comida
no pasó desapercibida para nuestros estudiantes, y debe compartirse una y otra vez con muchos más grupos…
Estos son estudiantes que nunca habían pensado en la estacionalidad, para quienes la [alimentación] saludable significaba contar calorías y estaba limitada a los individuos”.

Algunos de los estudiantes incluso preguntaron si podrían tomar un curso avanzado el año siguiente o ayudar con la enseñanza de la clase del próximo año.

* Contenido en inglés.