LA FAMILIA DE AGRICULTORES DE ARROZ LÍDER EN ARKANSAS

LA FAMILIA DE AGRICULTORES DE ARROZ LÍDER EN ARKANSAS

LA FAMILIA DE AGRICULTORES DE ARROZ LÍDER EN ARKANSAS

Mark Isbell es el líder de Knorr® Landmark Farm en Arkansas, pero los orígenes agrícolas de su familia abarcan generaciones de innovación, perseverancia y esfuerzo dedicados al suelo.

LA FAMILIA DE AGRICULTORES DE ARROZ LÍDER EN ARKANSAS

La colaboración y la innovación son dos razones por las que la granja de arroz de la familia Isbell* en England, Arkansas, ha tenido éxito durante cuatro generaciones de agricultores. Durante ese tiempo, se han ganado el reconocimiento mundial, se han convertido en una de las familias de agricultores que orgullosamente suministran a la marca Knorr® en productos de arroz y se destacan hoy como una Knorr® Landmark Farm.

Mark Isbell es la cara de la granja de arroz, comunicando sus historias de negocios y sostenibilidad. Sin embargo, cuando llega la hora de la cosecha, siempre está en el campo al igual que el resto de la familia. Y son un grupo grande:

Isbell Family

Su padre, Chris, mantiene todo en movimiento, ya sea que eso signifique conducir la cosechadora durante la cosecha o experimentar con prácticas agrícolas nuevas y eficientes. La madre de Mark, Judy, se encarga de la contabilidad y mantiene a todos bien alimentados, lo que a veces significa literalmente perseguir tractores en movimiento para entregar el almuerzo.

El primo Shane trabaja en la siembra y la cosecha, y puede arreglar cualquier máquina en la granja. Más allá de los mismos Isbells, el cuñado de Mark, Jeremy, maneja el riego de la granja mientras examina los cultivos.

Es un asunto familiar, pero este enfoque de manos-a-la-obra es necesario durante el tiempo de cosecha, el cual es muy apreciado y siempre es agitado. Chris Isbell lo llama el “baile de la cosecha”, ya que todos juegan un papel para asegurarse de que todo su trabajo arduo termine en un plato.

Hoy, la granja de Isbell funciona como una máquina bien engrasada (el primo de Mark, Shane lo sabe), y es orgullosamente un modelo agrícola gracias a sus prácticas de sostenibilidad* de primera categoría, que se alinean con el objetivo de Unilever de reducir el impacto ambiental*. Pero se necesitaron décadas de trabajo y generaciones de innovadores persistentes para llegar hasta aquí, y las cosas no siempre fueron fáciles.

INFIERNO, DESTRUCCIÓN Y MUCHO MAÍZ

El abuelo de Mark Isbell comenzó la granja de Arkansas como la conocen hoy. Antes de él, sin embargo, el bisabuelo de Mark fue un agricultor durante la Gran Depresión y dejó atrás una larga familia de agricultores y una lección de perseverancia.

El bisabuelo de Mark cultivó algodón como trabajo extra para obtener más dinero, y un año el precio de la cosecha cayó a unos escasos 5 centavos por libra. Pensando a largo plazo, colocó la cosecha de ese año en un almacén y esperó que el precio del año siguiente fuera más alto. El precio resultó ser de 4 centavos. Decepcionado, vendió la cosecha de algodón de ambos años y puso el dinero resultante en un banco.

El banco colapsó en la Gran Depresión.

En el libro anual, la entrada de ese año solo decía “Infierno y destrucción y mucho maíz”, ya que era la única cosecha que le quedaba a la familia después de haber perdido todo.

Pero esto no detuvo la agricultura de la familia Isbell. El bisabuelo de Mark perseveró en su granja, lo cual no solo sirvió de sustento a su familia, sino que también llevó a su hijo y a las siguientes generaciones de Isbells a asumir la profesión.

Esta lección de perseverancia se convirtió en parte del ADN de la familia, pero también lo hizo otra práctica igualmente importante que ayudó a la granja a florecer.

INNOVACIÓN A TRAVÉS DE GENERACIONES

Leroy Isbell, el abuelo de Mark que falleció a los 90 años, comenzó la granja con la ayuda del proyecto de ley GI después de la Segunda Guerra Mundial limpiando a mano las tierras cubiertas de árboles.

La primera innovación de Leroy fue el cultivo de arroz a cero grados*. En Arkansas, el arroz normalmente se cultivaba en diques contorneados o terrazas, lo que permite que la tierra contenga una cantidad específica de agua en distintos puntos a través de un campo. Pero el abuelo de Mark fue pionero en una técnica en tierras de cultivo planas y de mesa, lo que permitió una agricultura mucho más eficiente en el uso del agua con un 30-50% menos de agua usada en comparación con los diques convencionales.

 Isbell Family Rice Field

Además, Leroy creó esta técnica y la llevó a cabo con éxito sin usar herramientas de medición modernas, como los equipos de nivelación láser, que no estaban disponibles hasta finales de los 70. Inventar esta práctica notablemente eficiente le valió a Leroy Isbell (y su hijo Chris) el premio de Productores de Arroz del Año en 1996, y finalmente lo llevó a ser incluido en el Salón de la Fama Agrícola de Arkansas* — el cual no es un honor menor en un estado que está conformado de más de un tercio de tierras de cultivo.

Esta técnica de cero grados ahora es reconocida en todo el mundo, y cada año atrae a curiosos agricultores a la propiedad de Isbell, donde se originó la práctica.

LA HOSPITALIDAD SUREÑA TRAE ACLAMACIÓN INTERNACIONAL

“Soy inquisitivo. Me gusta experimentar con cosas”, dice Chris Isbell de su mentalidad de agricultor. Más recientemente, eso significó ayudar a Mark y su yerno Jeremy a adoptar prácticas agrícolas más eficientes con el agua. A lo largo de su carrera, se ganó una reputación como un hombre que no quería cultivar como nadie más:

Chris Isbell

Esta curiosidad, junto con la hospitalidad sureña y la dedicación a la calidad, una vez llevaron a Chris Isbell a la fama internacional. Mientras estaba en California para una reunión de trabajadores técnicos de arroz de los EE.UU. (El lado de PHD de la agricultura), Chris vio a un japonés que estaba solo, así que comenzó una conversación.

El hombre le contó sobre los requisitos de calidad para el arroz japonés, los precios premium y cómo el sushi y el sake solo podrían crecer en Japón.
Chris le dio la bienvenida a este desafío. Después de un extenso estudio y experimentación, había producido su propio arroz exquisito, arroz con calidad exclusiva para sushi en Arkansas.

Después de (finalmente) encontrar un probador de arroz japonés dispuesto, su producto fue declarado de primera categoría. Chris se convirtió en el primer estadounidense en vender arroz de alta calidad a Japón. Desde entonces, ha realizado al menos 50 entrevistas con medios japoneses, y su hijo Mark creció alimentando arroz a turistas japoneses atraídos por la innovación y el compromiso de Chris con la calidad.

SOSTENIENDO UN LEGADO

“Siempre he visto a mi padre como un innovador”, dice Mark, quien creció en la granja, “y me influye en las formas de ver hacia el futuro”.

Mark siempre ha tenido un ojo en el mañana, ya que supervisa las comunicaciones de la granja — una tarea necesaria cuando muchos lo buscan como líder en innovación y sostenibilidad — una gran responsabilidad ya que el arroz representa el 20% de todas las comidas en el mundo. “Siempre hemos tratado de ser lo más eficientes posible”, dice Mark. “Es solo hoy que hay una palabra para ‘sostenibilidad’.”

Isbell overlooking rice

Su cuñado, Jeremy, ayuda a emplear el riego y el secado alternativos del suelo, lo que significa dejar que un campo se seque por completo después de inundarlo. Sólo una de esas temporadas de secado detiene el estado anaeróbico de las bacterias del suelo, lo que puede reducir a la mitad la producción de metano, un poderoso gas de efecto invernadero.

 Jeremy inspecting rice

Mark también trabaja con investigadores de la Universidad de Arkansas en un estudio de medición de varios años y monitorea un campo de control para averiguar exactamente cuánto ayuda este proceso.

Además de ser pioneros en esta práctica, los Isbell usan cultivos de cobertura para mejorar la salud del suelo y reducir el uso de fertilizantes, al mismo tiempo que emplean la siembra directa, lo que significa dejar más materia vegetal natural en la parte superior del suelo para evitar la erosión y reducir las emisiones de CO2 al arar menos. Otros agricultores que suministran ingredientes a Unilever* también usan este método, pero los Isbells fueron pioneros.

PARTE DEL PLAN PARA EL FUTURO

 Sunset Harvest

Se necesita mucha dedicación a la sostenibilidad, la calidad y la agricultura responsable para convertirse en una granja Knorr® Landmark Farm, pero los Isbell han sido líderes en ambos. Isbell Farms* es uno de nuestros principales proveedores, que ofrece arroz para Knorr® Rice Sides y nuevos Knorr® Selects, y comparte el compromiso de Knorr® con la sostenibilidad* y el objetivo de Unilever de abastecimiento sostenible*. Unilever sabe que necesitamos la ayuda de todos en la preservación del planeta para crear un futuro más sostenible, y con socios tan dedicados como los Isbells, confiamos en que este es un desafío que podemos superar.

* Contenido en inglés.