EL RECORRIDO HACIA EL HELADO BREYERS® NATURAL VANILLA DE ORIGEN SOSTENIBLE

EL RECORRIDO HACIA EL HELADO BREYERS® NATURAL VANILLA DE ORIGEN SOSTENIBLE

EL RECORRIDO HACIA EL HELADO BREYERS® NATURAL VANILLA DE ORIGEN SOSTENIBLE

Esta deliciosa especia tiene una larga historia, pero ahora también brinda una ventaja crucial para los pequeños agricultores en Madagascar.

EL RECORRIDO HACIA EL HELADO BREYERS® NATURAL VANILLA DE ORIGEN SOSTENIBLE

Pensemos por un momento en una frase injusta: “vainilla simple” – porque no hay nada de simple en este complejo extracto aromático. La misma vainilla que crea el rico sabor del helado Breyers® Natural Vanilla* fue una vez, una especia antigua apreciada en la antigüedad por los aztecas.

Más tarde, los conquistadores españoles regresaron a casa con el gusto por los frutos secos de la orquídea que abraza los árboles – las preciosas alubias de vainilla. Más tarde, los sembradores franceses los transportaron a las islas tropicales del Océano Índico, donde la cosecha floreció y, finalmente, se volvió accesible para los cocineros y panaderos de todo el mundo.

UNA INICIATIVA AMBICIOSA

 The Road to Sustainably Sourced Breyers® Natural Vanilla

Hoy, en los frondosos bosques de Madagascar, la saga de la vainilla se enfrenta a una cruda realidad. Los pequeños agricultores que trabajan en parcelas familiares de uno o dos acres producen la mayor parte del suministro mundial de este precioso producto culinario.

Pero estos agricultores luchan contra la deforestación, la corrupción en el mercado y los caprichos de la naturaleza en una de las naciones más pobres de la tierra. “Simplemente no parecía ser muy justo”, dice Andrea Krzywoglowy, Mezcladora Especialista de los helados Breyers®.

En el año 2015, Breyers® y su compañía matriz, Unilever*, iniciaron una ambiciosa iniciativa para mejorar las condiciones – y apoyar la supervivencia del cultivo de vainilla – en la región de Sava, al noreste de Madagascar. Esta área es el hogar de los 4,000 agricultores que suministran toda la vainilla para los productos Breyers®.

El helado Breyers® Natural Vanilla* está preparado con ingredientes de alta calidad como crema fresca, azúcar, leche y, por supuesto, vainilla real. Hoy en día, toda la vainilla utilizada en los productos Breyers® se obtiene de forma sostenible. Breyers® trabaja con Rainforest Alliance y con otros para garantizar que nuestra vainilla provenga de granjas sostenibles en Madagascar, para beneficiar a las familias de agricultores, a la vida silvestre y al medio ambiente.

Rainforest Alliance*, una organización internacional de conservación, y sus socios locales han establecido escuelas de campo para enseñar a los agricultores las mejores prácticas para la diversificación de cultivos, manejo de agua y desechos, preservación del hábitat que beneficie la rica biodiversidad del país y el tratamiento ético de los trabajadores y sus familias.

FLORES DE ESPERANZA

The Road to Sustainably Sourced Breyers® Natural Vanilla

Como un cliente importante en la región, Unilever ahora usa vainilla cultivada de forma sostenible, lo cual ayuda a los agricultores a producir más productos que pueden venderse a precios más altos. Esas ganancias recompensan el arduo trabajo que realizan los agricultores cuando polinizan a mano las vides de vainilla durante un período de seis a ocho horas que ocurre solo una vez al año. Pero algo más está floreciendo entre estas enredaderas: la esperanza.

Hoy en día, las escuelas tienen aulas, libros de texto y equipos recreativos nuevos. Los médicos que normalmente ganarían más dinero en las grandes ciudades han aprovechado los subsidios y trabajan en aldeas, ahora que muchas familias que viven allí pueden pagar para recibir atención médica por primera vez.

 

 Breyer's Natural Vanilla

Esto se debe a un programa innovador que ayuda a las granjas a brindar acceso a los servicios médicos, el cual es uno de los criterios de la certificación de Rainforest Alliance.

La mayoría de los consumidores probablemente no podrán sentir la diferencia entre la vainilla cultivada de forma sostenible y la cultivada de forma convencional en Madagascar. Pero saber de dónde viene la comida y cómo se produjo satisface otra inquietud sobre los alimentos que los consumidores tienen hoy.

“Creemos que hacer un esfuerzo adicional realmente marca una diferencia en nuestros productos, para nuestros consumidores y también para las personas con las que nos asociamos: nuestros agricultores”, dice Krzywoglowy. “En última instancia, todos salimos ganando”.

* Contenido en inglés.